La mansión, con piscina interior y exterior, gimnasio, sala de masajes

Cristiano Ronaldo adquirió el pasado mes de octubre una lujosa mansión en las afueras de Lisboa en la que ha invertido alrededor de 20 millones de euros entre la compra y la reforma para ponerla a su gusto. El astro portugués va pensando en su futura retirada, aunque no es inminente, y está estableciendo las bases de la que será su vida después del fútbol. Así, la vivienda, en su país natal y cerca de la ciudad en la que comenzó a forjar su leyenda, es para el delantero el lugar ideal en el que descansar con su familia numerosa. Una casa así, con 2.700 metros cuadrados de terreno, requiere de mantenimiento diario, por lo que Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez se han puesto manos a la obra a buscar empleados para tener cuidado a diario su hogar y atender las necesidades familiares. La mansión, con piscina interior y exterior, gimnasio, sala de masajes, garaje con capacidad para 20 coches, numerosas estancias y otras casas en la finca para invitados, tendrá a cuatro empleados, que incluye mayordomo y cocinero, al cargo. Un sueldo más que competitivo Un trabajo duro pero que estará bien remunerado por parte de la célebre pareja. Cristiano y Georgina ofrecen 6 mil euros (unos 180 mil pesos) al mes a cada uno de los cuatro trabajadores que acaben trabajando para ellos. Una cifra alta que reconoce así el delicado trabajo que realizarán al frente de la finca, conviviendo día a día con la estrella y su familia, un cometido para el que a buen seguro deberán firmar cláusulas de confidencialidad, como es habitual en los trabajadores de servicio en casas de celebrities. La situación deportiva de Cristiano Ronaldo, que estos días se encuentra concentrado con Portugal a las puertas del Mundial de Qatar, es delicada. No quiere seguir en el Manchester United y ha decidido, además, hablar sin tapujos de cómo se siente, haciendo saltar por los aires la actualidad del club inglés. Es por eso que establecer su residencia fija en Lisboa no parece una opción muy lejana en el tiempo. Aunque aún le queden años de fútbol, quizá en ligas menores en el extranjero, tampoco se descarta la opción de que termine sus días en el club en el que dio los primeros pasos, el Sporting de Portugal, que juega sus partidos de local en la capital lusa.
Artículo Anterior Artículo Siguiente